Jueves 17 de Junio de 2021
  • UF: $29.668,33
  • Dólar: $725,11

Institución de Carabineros da de baja a dos uniformados por no prestar auxilio a Fabiola Campillai

Carabineros anunció este viernes que dio de baja a dos uniformados por no prestar auxilio Fabiola Campillai, en el evento donde sufrió un impacto de una bomba lacrimógena y la pérdida de la visión durante manifestaciones ocurridas el pasado 26 de noviembre en San Bernardo.

Así lo comunicó el Jefe de la Zona Metropolitana Oeste, Enrique Monrás, quien aseguró que tras una «investigación interna profunda y exhaustiva» y conversaciones con testigos y la propia víctima, «comienza a arrojar conclusiones y definiciones».

Informó que son dos «oficiales subalternos del grado de capitán pertenecientes a la 14° Comisaría de San Bernardo».

Prosiguió diciendo que «a uno de ellos se le atribuye no haber realizado indagaciones para verificar el estado de salud y prestar auxilio a una víctima y omitir el procedimiento legal correspondiente«.

«Respecto al otro oficial involucrado, se acreditó que, pese a que tomó conocimiento de que existía una lesionada, no desplegó iniciativa alguna, además de declarar hechos contradictorios sobre lo ocurrido«, agregó.

Sobre esto, el comunicado leído indica que «el auxilio oportuno a una víctima, sea cual sea la circunstancia en que resulte herida, es una obligación para todo carabinero, cuando las condiciones lo permiten. El incumplimiento de este principio resulta inaceptable y es causal de expulsión de la institución«.

Finalmente, añade que «esta decisión administrativa es sin perjuicio de la investigación penal iniciada por el Ministerio Público, con la que Carabineros colabora con transparencia y celeridad para aclarar judicialmente el hecho».

Hay que recordar que durante la mañana del 26 de noviembre, Campillai recibió el impacto de una bomba lacrimógena en su rostro cuando junto a su hermana se dirigía a tomar la micro para ir a su trabajo.

Los hechos quedaron grabados por cámaras que portaban uniformados, ayudando a la investigación.

SML CALIFICA DE «MORTALES» LAS HERIDAS QUE SUFRIÓ CAMPILLAI

A pocos días de que se cumplan nueve meses desde la tarde en que Fabiola Campillai fue herida por una bomba lacrimógena que le quitó la visión, 24 Horas accedió a una de las pruebas de la agresión por parte de un grupo de Carabineros.

La víctima autorizó que mostráramos su rostro. Está mucho mejor y ha tenido avances en su casa, aunque hace poco pasó un susto ya que ella y toda su familia sufrieron COVID-19, aunque en su caso fue asintomática.

En tanto, la justicia investiga y busca al autor del disparo realizado el 26 de noviembre de 2019 en San Bernardo.

La defensa de Fabiola asegura que el «Matu», como se nombra en el video grabado por los propios uniformados, es el capitán Patricio Maturana Ojeda. Su nombre aparece en la carpeta investigativa, mientras que la Fiscalía de Alta Complejidad pidió someter a peritajes las bombas de gases disuasivos que el oficial utilizó ese día.

Fabiola asegura que «él disparó sí o sí, y sigue en sus labores (…) Que él esté ahí todavía es como una burla para mí».

INFORME PSICOLÓGICO: FABIOLA «YA NO TIENE RABIA, AUNQUE SABE QUE SU AGRESOR SIGUE TRABAJANDO Y HACIENDO SU VIDA NORMAL»

Mientras todo esto se desarrolla, accedimos al informe final del Servicio Médico Legal, acogido al protocolo de Estambúl, el cual permite establecer el daño psicológico provocado por las torturas. La médico perito forense, Patricia Negretti, concluyó lo siguiente: «Objeto contundente, que golpea la cara a nivel del tercio medio de esta, de un tamaño mator a los 3 cm de diámetro, con dimensiones tales, que produce el estallido simultáneo de ambos globos oculares».

El documento es contundente. Otra de las conclusiones que establece es que «las lesiones hubieran resultado mortales de no mediar los socorros médicos oportunos y eficaces».

Nos comunicamos con Carabineros para conocer el avance de las indagatorias. A través de un breve comunicado, dijeron que todo sigue en desarrollo y que lamentablemente no han podido contar con la declaración de la víctima, pese a haberla solicitado. Dicha investigación es de carácter administrativo para determinar responsabilidades institucionales, y paralelo a lo que lleva el Ministerio Público.

En tanto, el informe médico de Fabiola también destaca una exploración psicológica. Según el documento, sus «quejas psicológicas actuales» son que «ya no tiene rabia, aunque sabe que su agresor sigue trabajando y haciendo su vida normal».

Añade que la víctima «utiliza medicamentos para dormir. Tiene miedo a los Carabineros porque sabe el nivel de agresividad que tienen, porque los vio desde su casa, antes de su agresión».

Pese a todo lo anterior, Fabiola se muestra esperanzada respecto al futuro: «Me siento súper bien ahora, a pesar de que mis ojitos ya no están».

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

¿Qué opinas de esta noticia?

Deja un comentario